La música feminista como herramienta reivindicativa

Participan de grupos musicales feministas. Buscan aportar al movimiento por los derechos de la mujer desde el arte. Sus letras tienen contenidos reivindicativos, donde defienden los derechos y libertades de las mujeres. Para Les Kol·lontai y Las Rubias la música es un vehículo para aportar a la lucha feminista.

ABRIL PHILLIPS Y MIGUEL ÁNGEL PÉREZ

Montse Castellà conforma, junto a otras tres cantautoras, Sílvia Comes, Meritxell Gené e Ivette Nadal, el grupo musical feminista Les Kol·lontai, nacido el año pasado con motivo del festival Barnasants. El grupo escogió su nombre en honor a la revolucionaria rusa Alexandra Kollontai, “en los espectáculos recuperamos su mensaje y también le damos voz a otras escritoras, filósofas y pensadoras que no han tenido suficiente eco por ser mujeres”, explica Castellà. El “concierto violeta” ya lleva más de un año de gira, ofreciendo un espectáculo de “canciones que hablan de mujeres que luchan y estiman”.

moste castella.jpg
Montse Castellà, vocalista de Les Kol·lontai

 

¿Por qué es importante para ustedes recuperar escritos de otras mujeres para utilizar en las letras de sus canciones?

Porque son voces de mujeres que seguramente no han tenido más relevancia por el simple hecho de ser mujeres. Pero no hemos escogido estos textos solamente porque sean de mujeres, los hemos elegido porque son buenos textos. A mí no me gustaría que nada más se me tenga en cuenta por ser mujer, sino como artista. Como una persona que compone, crea y canta. No me gustaría que se nos contrate para cumplir una cuota femenina. Ni trato de favor ni de veto.

¿Existe este trato desigual en el mundo de la música?

En nuestra profesión hay micromachismos. Aunque seguramente sea una de las profesiones donde menos hay, no está exenta de eso.

¿Cómo se manifiestan estos micromachismos?

En preguntas que parecen inocentes como, por ejemplo, ¿has hecho tú sola esta canción?. Es como si necesitaras a otro que te ayude a hacerlo. Algunas veces, incluso te dicen que no les interesa contratarte porque los muchachos venden más entradas. Otras veces tienen más en cuenta tu aspecto físico que tu voz. Y eso con los hombres no pasa. Siempre digo que la prueba que se puede hacer para comprobar si es un comentario machista o no, es plantearte si le harías esa misma pregunta a un muchacho. Si sólo se lo preguntarías a una mujer, es que eso es un micromachismo. Esto es lo que he vivido desde mi realidad profesional como música, pero seguramente que si le haces estas preguntas a cualquier otra mujer de cualquier otra profesión, terminaríamos hablando de lo mismo. No son conceptos abstractos, sino realidades del día a día.

¿Las mujeres más jóvenes se pueden sentir identificadas con sus letras?

Sí. Y eso se debe a que el mensaje de las mujeres que musicalizamos es universal y atemporal. De hecho, a nuestros conciertos ha venido público tanto de mujeres desde 60 a 80 años como también adolescentes, y les ha gustado por igual.

¿Eso significa que todavía siguen igual de vigentes las problemáticas que plantean esas letras?

Cuando un mensaje escrito hace 50 años o más todavía tiene actualidad, admite dos lecturas. Una es que aquel texto tiene calidad, porque pasan los años y continúa gustando. La otra es más negativa porque, si es un texto reivindicativo y después de 50 años sigue teniendo vigencia, es porque todavía no hemos avanzado lo suficiente.

¿Queda mucho camino por recorrer?

Todavía hace falta desaprender muchas cuestiones que hemos interiorizado desde pequeños porque la sociedad consideraba que eso era lo normal. De todas maneras, no sé si es que la sociedad ahora es menos machista que antes o si es que ahora salen a la luz pública cosas que antes no. Porque ahora no callamos. Y al no callar, la realidad se muestra más. Por eso los datos han crecido. La primera victoria de cualquier lucha es poner el foco de atención, porque si no hay un diagnóstico no puede haber un tratamiento.

En estos tiempos, donde el feminismo está de moda, ¿es necesario asociarlo a su carácter revolucionario?

Delante de una injusticia, es imposible no rebelarse. Por tanto, si el machismo es injusto y el feminismo busca la igualdad, el feminismo tiene un punto de rebelde, porque está intentando combatir una injusticia. El feminismo, en tanto lucha por la justicia y la igualdad, es una lucha de mujeres que aman. De hecho, pienso que solamente puedes luchar si amas de verdad.

Algunos piensan que el feminismo es todo lo contrario al amor

Quienes la quieren ver en negativo es quienes hace años aplican machismo. Pero la lucha del feminismo es completamente en positivo, porque lucha por la igualdad, y sólo pueden luchar las personas que estiman de verdad, porque si no amas aquello que estás defendiendo, no puedes salir después a las calles. El feminismo es una lucha para todos, para hombres y mujeres. Por eso es una lucha generosa. Y es amor. Nuestra lucha como feministas ha de englobar a los hombres, porque si las mujeres se concientizan y los hombres no, tampoco nos servirá de nada. Ha de ser una lucha conjunta. Nosotras y ellos desaprender lo que nos habían enseñado.

¿La cultura es imprescindible para poder llevar adelante una revolución feminista?

Sí, la cultura nos da una capacidad de tener un criterio, una opinión propia, de pensar por nosotros mismos. La cultura es la primera de las soberanías. Para poder ser libres necesitamos ser cultos. Una revolución debe beber de la cultura, porque si llevas adelante una revolución pero no sabes por qué lo estás haciendo, finalmente tus fundamentos caerán.

¿Cuál es el valor más grande de su proyecto musical?

Creo que aportamos una mirada a la sociedad que es generosa y libre. Y que le damos una connotación positiva al feminismo que muy seguido está visto como una amenaza cuando en realidad es una oportunidad para la sociedad. Y lo hacemos a través de las voces de escritoras, pensadoras, poetas, y filósofas. Eso creo que es muy importante, haber recuperado algunos textos que siendo buenos todavía no habían tenido suficiente eco.
—————————————————————————————————————————————–

Las Rubias: humor satírico y reivindicativo

Elena Moreno, Ceci Troyano, Olga Gabaldà crearon el grupo musical las Rubias para hacer reír a través de sus canciones. Pero también, para invitar a la reflexión. “A la mujer siempre se le marca mucho cómo tiene que ir vestida, cómo comportarse, y nosotras vamos a romper con esto”, explica Moreno. Así, es que este grupo intenta a través de su espectáculo “lúdico, festivo, sexual, satírico y orínico (porque te meas de la risa)”, desafiar los mandatos impuestos del “rol de la mujer”. Con canciones provocativas como “El clítoris” o “La mujer borracha”, reivindicar la libertad de cada una “para ser como quiere y no ser como le dicen que tiene que ser”.

Las Rubias, 12.04.2018, Barcelona
Elena Montero, artista del grupo Las Rubias

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s