8M: la mayor movilización feminista

El pasado 8 de marzo, seis millones de personas tomaron parte en las movilizaciones del Día de la Mujer en toda España. Una huelga de cuidados, de consumo, laboral y educativa atizó las conciencias. En Barcelona, 200.000 personas salieron a la calle a manifestarse. El Paseo de Gracia se tiñó de violeta y quedó plagado de pancartas: “viva la lucha feminista”, “sin mujeres no hay revolución”, “no quiero tu piropo, quiero tu respeto”. Estas cinco mujeres de distintas circunstancias participaron en una jornada histórica, cada una a su manera.

JOSÉ ACCINI

8M
Marta Ausona junto otras manifestantes el 8 de marzo por el Día de la Mujer en Passeig de Gracia. Foto: Marta Ausona

Marta Ausona

“Fui con un grupo de madres de mi escuela. Habíamos hecho camisetas el día antes con las niñas y nos fuimos juntas a la manifestación”, cuenta Ausona, Doctora en Antropología Social y profesora de la Universitat de Barcelona. Aquel día, estaba previsto que la manifestación arrancara a las 18:30 en el Paseo de Gracia, pero ya dos horas antes era complicado moverse por el lugar. “Fui con mi niña de cinco años, súper emocionada también”, las madres que acompañaban a Ausona llevaban a sus bebés. Ante la enorme afluencia de gente, hicieron un ruedo para cuidar de los niños.

Para Ausona, estos eventos sirven para “visibilizar todas las situaciones de la mujer que están siendo invisibilizadas, sosteniendo toda una sociedad, como el hecho de cuidar”. Se trata, explica, de la idea feminista de economía que pone “la vida en el centro”. Contrario a lo que sucedió realmente en algunos lugares de trabajo donde “la precariedad laboral de no saber si te volverán a coger o no”, hizo que algunas personas no asistieran.

diana 8m
Diana Estop acompañada de una amiga. Foto: Diana Estop

Diana Estop

A Diana Estop, egresada de Dirección de Empresas de la Pompeu Fabra, la Caixa no le facilitó las cosas para participar en la huelga, cuestionando la necesidad de faltar al trabajo. Entre sus compañeras tampoco había mucha iniciativa. “Una de ellas me llegó a decir que el feminismo son complejos que tienen las mujeres, que no son reales”, recuerda Estop, que hizo huelga motivada por “el sentimiento de que hay una necesidad de cambio en los papeles de la mujer y del hombre”. No dudó en dejar de cobrar o en no aportar a la cotización social, “para mí valió muchísimo la pena”.

Ya en la manifestación, a la que acudió con sus dos hermanas, “era todo alegría, había un punto de reivindicación, un punto de esto no está bien”. La falta de mujeres en los puestos de responsabilidad es uno de los problemas que salió a combatir en las calles, “el hombre aquí en España es el que gobierna las grandes empresas y decisiones y esto no puede ser”. Actualmente, la compañía KRUK cifra en 37% el porcentaje de mujeres en altos cargos en España, y la brecha salarial sigue en 23% de acuerdo a Hacienda.

8M
Sara González y varias de sus compañeras alzan sus pancartas el 8 de marzo por el Día de la Mujer en Passeig de Gracia. Foto: Sara González

Sara González

Los medios de comunicación contaron con una participación destacada el 8 de marzo. Organizaron su propio evento en los Jardines de Montserrat Roig y ahí estaba Sara González, periodista de La Nación digital. “Somos solo cuatro mujeres, aunque una de ellas es la directora. Eso sí, todas participamos en la huelga”, señala. Para González, el éxito del 8-M es la conciencia que genera en la población: “no solo del colectivo de mujeres, sino de hombres que tienen que reconocer ese estado de igualdad” al que aspira el feminismo.

Aunque se superaron los días en que al llegar a una rueda de prensa llamaban a su jefe porque “habían enviado una niña”, González afirma que queda mucho por reivindicar. Aún se “dice a las mujeres que son trabajadoras de una gradación inferior, que su trabajo vale menos” y se indigna cuando “un presidente como Mariano Rajoy dice que el Gobierno no se puede meter en estas cosas”.

8M
Martina Alvarado reunida en la Universidad Autónoma de Barcelona junto a otras simpatizantes de la huelga del 8M. Foto: Martina Alvarado

Martina Alvarado (nombre ficticio)

Alvarado estudia Psicología en la Universidad Autónoma de Barcelona. “Participé porque, en primer lugar, creo que aún queda mucho camino a las mujeres para avanzar, para resolver problemas que nos encontramos cada día”, resalta. El año pasado no se enteró que hubiera ninguna iniciativa, pero este año sí y se decidió a “conscientizar a todo el mundo, hombres y mujeres”. Fue la primera vez que hizo huelga.

Considera que los micromachismos a los que las mujeres se ven sometidas no son sólo culpa de los hombres, sino que “las mujeres caen en ellos también”. En la Autónoma ve que el movimiento es más activo, justamente por esta razón se animó a participar, “estuvimos por la autónoma haciendo piquetes informativos para la gente”, tratando de mover a toda la gente posible. Su frase para convencer a las chicas era siempre la misma: “No estás sola. El colectivo de mujeres estamos siempre juntas y esto es empodaramiento entre todas”.

8M
Imma Muñoz junto otras madres del colegio de su hija el 8 de marzo por el Día de la Mujer en Passeig de Gracia. Foto: Imma Muñoz

Imma Muñoz

Periodista de El Periódico, Muñoz fue una de alrededor de 100 mujeres que, en uno de los diarios más leídos de Catalunya, participó en la huelga. “Queríamos que fuera algo grande, y lo fue”, sostiene, “ese día fuimos ejemplo de la capacidad de movilización de esta redacción”. En el conjunto de España, más de 5.000 periodistas se unieron y firmaron un manifiesto bajo el nombre Las periodistas nos detenemos. Muñoz, en concreto, lleva años luchando en el diario: “yo he estado con el director, presentándole quejas de compañeras que han visto contenidos machistas en nuestras páginas”.

En su casa no es diferente: “tengo una hija de seis años, por la edad que tiene, la machaco con el tema”. Constantemente le recuerda que ella puede hacer todo lo que un hombre haga y la lleva a ver el Barça femenino “para que nunca acepte que un chico le diga que no puede jugar al fútbol”. Hace poco, viendo un vídeo de lavado de ropa donde aparecía un hombre, su hija le reclamó que una mujer no aparecía. En su cabeza, gracias a su madre, ya no existen los roles de género. Le dijo: “las mujeres sabemos hacer lo mismo que los hombres”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s